La animación española es ya el quinto productor mundial de películas animadas

animación española - dibujo

La animación española ya no es cosa de un puñado de locos (entiéndase “loco” como quien va contra corriente). Según los datos del sector, de aquí a 2021 se pondrán en marcha 90 largometrajes, más de 140 series y 400 cortos, es decir, más de 600 producciones. ¡En solo 4 años! A estas cifras hay que añadir que, en 2017, la animación made in Spain facturó 654 millones de euros y dio trabajo a cerca de 7.500 profesionales digitales. En realidad, no nos sorprende. Porque ya es habitual acudir al cine y ver en la cartelera una o dos películas animadas, muchas con sello español. Y no solo eso. A veces, cuando lo que queremos es ver el mejor largometraje de todos los disponibles, nos decantamos por el animado porque sabemos que en este sector no solo se hacen pelis, muchas veces también peliculones (en Pixar y el Studio Ghibli tenemos numerosos ejemplos).

Por eso, en el Día Mundial de la Animación, el próximo 28 de octubre, no se nos ocurre mejor plan que sentarnos ante una pantalla para disfrutar de una peli, ya sea de dibujos, marionetas o personajes creados por ordenador, y perdernos en su particular universo.

Los “dibus” españoles, en el top-5

Más cifras para que presumamos de dibujos made in Spain. España es el quinto productor mundial en largometrajes animación, el segundo si solo tenemos en cuenta Europa.  Escenario positivo en la fábrica, y también en la taquilla. En 2017, sin irnos más lejos, la animación española se hizo con el 22% de la recaudación total, gracias a dos exitazos como ‘Tadeo Jones 2: el secreto del rey Midas’ – nuestro Indiana Jones patrio – y ‘Deep, el pulpo’. Todo según el Libro Blanco elaborado por la federación de asociaciones de productores de animación, Diboos.

En cuanto a los críticos, tampoco hay motivo para la queja, sino todo lo contrario. ‘Arrugas’, ganadora de dos Goya y varios premios internacionales y una de las mejores películas de animación que puedes ver; o ‘Chico y Rita’ presente en la noche de los Oscar como nominada; nos hicieron darnos cuenta de que las producciones españolas podrían plantarle cara al mismísimo Disney; mientras que el cortometraje ‘Alike’, el primer trabajo patrio en recibir una nominación al prestigioso galardón Cartoon de Oro, nos recordó que en Europa son referente.

Pero no solo en conjunto, también en nombres propios. ¿Has oído hablar, por ejemplo, de Sergio Pablos? Él, madrileño, es el creador de la saga de ‘Gru: mi villano favorito’, lo que le ha convertido en la tercera persona autora en solitario de una saga animada que supera los mil millones de dólares en recaudación. Casi nada.

Asignaturas pendientes

Pero aunque la fotografía del sector es positiva, aún hay asignaturas pendientes, retos que los animadores españoles deben superar para que su universo siga creciendo. ¿Y cuáles son esos retos? Según Diboos, se necesitan más trabajadores con formación específica, fuentes de financiación capaces de soportar grandes producciones, incentivos fiscales que permitan competir con gigantes como Francia o el mismísimo Hollywood…

Aún así, con los buenos datos de 2017 en la mano y la previsión de 3 años de intenso trabajo, la animación española tiene varios buenos motivos para salir a celebrar este 28 de octubre.

mosca solicitud cita