Enigmas por resolver: Inteligencia artificial, ¿quién traicionó a Anna Frank?

Inteligencia artificial

¿Quién traicionó a Ana Frank? ¿Fue una llamada anónima o el acto de traición de una persona cercana a la familia? ¿Una trágica casualidad o una operación nazi premeditada? Más de 70 años han pasado de uno de los capítulos más fatídicos de la Historia. Las nuevas tecnología y el desarrollo de una Inteligencia Artificial específica para analizar y cruzar millones de datosse presentan ahora como la solución a uno de los misterios de este pasaje de la Historia.

73 años después, 30 sospechosos y testimonios cruzados de vecinos, familiares, trabajadores de la empresa Opetka… Las investigaciones policiales en 1948 y 1963 se centraron  en el gerente de almacén Willem van Maaren sin obtener resultados y las interrogantes siguen abiertas aún hoy. ¿Quién traicionó a la familia Frank? ¿Quién dio el chivatazo a la Geheime Staatspolizei? ¿O fue todo una mera casualidad? En su estudio de 2016, la Fundación Anne Frank llegó a la conclusión de que era posible que la familia no hubiera sido traicionada, sino descubierta accidentalmente por funcionarios de inteligencia alemanes. El Instituto Holandés para el estudio de la Guerra, el Holocausto y el Genocidio asegura que “no hay evidencias concluyentes” de la traición.

¿Fue una llamada anónima quien puso sobre aviso a la Gestapo? Lo cierto es que la policía alemana irrumpió en el anexo de la vivienda un 4 de agosto de 1944 para detener a Ana junto a sus padres y su hermana Margot, los tres miembros de la familia Van Pels que vivían con ellos y el dentista judío Fritz Pfeffer. Sólo su padre y el diario de Ana sobrevivieron.

El desarrollo de la Inteligencia Artificial permite examinar escenarios alternativos, cruzar datos, programar tareas y establecer búsquedas minuciosas y parametrizadas de información. Esa debe ser la opinión del ex-agente del FBI Vince Pankoke que se ha puesto al frente de una nueva investigación para aclarar el caso de Ana Frank. 19 detectives, historiadores, periodistas, psicólogos, analistas de datos, científicos forenses y criminólogos le acompañan en la tarea para aclarar qué pasó aquella noche de agosto y los días previos.

Cuentan para ello con un algoritmo específico capaz de bucear, discernir y valorar la ingente documentación que se ha generado en torno a este caso a lo largo de sus 73 años de historia. Un caso tan abierto como las heridas que la II Guerra Mundial y el holocausto nazi han dejado en Europa y el mundo. El software permitirá revisar listados de colaboradores nazis, informantes, documentos históricos, datos sobre registros policiales y otras investigaciones para concluir quién traicionó a Ana Frank.

El desarrollo del algoritmo se encuentra en la primera etapa. Para seguir adelante, los investigadores han iniciado una campaña de crowdfunding. Serán necesarios cinco millones de dólares para su desarrollo y conseguir el objetivo final: el caso debería estar resuelto el 4 de agosto de 2019. Una fecha simbólica para la resolución de un caso especialmente significativo de una época aún abierta de la Historia.

Ana Frank fue descubierta el 4 de agosto de 1944 después de dos años en la clandestinidad. Miep Gies, uno de los ayudantes de la familia, mantuvo el diario de Ana a salvo hasta que fue publicado por el padre de Ana, Otto, en 1947, dos años después de que Ana muriera en el campo de Bergen Belsen a los 15 años. El Diario de Ana Frank se ha traducido a 60 idiomas y, rodeado de polémicas, es uno de los testimonios de la represión nazi contra los judíos: uno de los apartados más sombríos y oscuros de la Historia reciente. La Inteligencia Artificial se enfrenta ahora al reto de averiguar quién denunció a los ocho judíos que se escondían tras la estantería de una casa en Ámsterdam.

mosca solicitud cita