Gafas para ordenador: cómo proteger tu vista de las pantallas

hombre gafas ver

Un usuario de smartphone mira su móvil unas 150 veces al día y pasa alrededor de 10 horas de media visualizando una pantalla, ya sea la del teléfono, ordenador o tablet. Esta es la realidad. Y la realidad es que debemos proteger nuestros ojos de la sobreexposición digital y los efectos negativos de la luz azul para evitar fatiga visual, ojos rojos, visión borrosa, dolores de cabeza, Síndrome Visual Informático (SVI) e incluso para prevenir la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) (la luz azul aumenta el riesgo de aparición precoz de DMAE). La primera barrera de protección son las conocidas como gafas para ordenador. Te explicamos cómo son las lentes diseñadas para la vida digital.

¿Por qué son perjudiciales las pantallas para los ojos?

En España, los menores de 30 años pasan 10 horas y media diarias frente a una pantalla. Las cifras de sobreexposición digital también son altas entre la población de 31 a 45 años: 9,3 horas e incluso en la franja de edad de 46 a 60 años: 8,3 horas. ¿Por qué son perjudiciales las pantallas para la salud visual? Desde el Instituto Nacional de Salud y Seguridad Laboral en Estados Unidos advierten que usar ordenador tres o más horas al día aumenta las probabilidades de que el SVI aparezca.

La luz de las pantallas y los LED emite gran cantidad de rayos azul-violeta, de alta energía, que dañan las células de la mácula. Usar lentes que bloqueen estas emisiones contribuirá a paliar los efectos negativos de la luz azul. Las gafas para ordenador con lentes Crizal Prevencia de Essilor bloquean el 20% de la luz azul nociva, reduciendo el índice de daño celular en la retina en un 25%.

Para reducir la fatiga visual causada por la vida digital, se han desarrollado tecnologías específicas como Eyezen Focus, que reduce la fatiga visual y mejora la legibilidad de los caracteres pequeños, o la tecnología Light Scan que reduce el deslumbramiento, mejora el contraste y ayuda a prevenir el envejecimiento precoz de tus ojos.

Uso de pantallas en cifras

Uso de pantallas: Exposición a la luz azul

¿Qué son las lentes ocupacionales?

Las lentes ocupacionales son un tipo de gafa que nos permite ver en dos distancias: cercana e intermedia. La distancia corta hace referencia a una visión a menos de 40 cm, y la media distancia se sitúa entre 40 cm y 1 metro. Por tanto, ofrecen un amplio campo de visión, ayudan a disminuir la fatiga ocular y aportan sensación de relajación. En las lentes progresivas la zona inferior del cristal está graduada para la visión cercana (40 cm) y la zona superior para la lejana, en las lentes ocupacionales la zona superior está graduada para la distancia intermedia (1-1.50 m). Esto permite garantizar el confort visual a una distancia de entre 0,50 y 1,50 metros para adaptarse a la vida digital de ocio y trabajo que se impone en la actualidad. Las lentes KODAK AFT combinadas con el tratamiento BluProtect UV, que filtra la luz azul nociva emitida por los dispositivos digitales, disminuyen la fatiga visual, aumentan el contraste y eliminan los deslumbramientos.

Efectos negativos de la luz azul

La luz azul es la que tiene la longitud de onda más corta y, por tanto, es la que más energía tiene. La luz visible de los LED y las pantallas de diferentes dispositivos digitales (smartphones, tablets, ordenadores…) tiene un porcentaje mucho mayor de luz azul que las luces naturales. Entre los efectos negativos de la luz azul destaca la fatiga y estrés visual que aparece cuando los ojos tienen que ver en condiciones de poca luz o cuando tienen que enfocar durante mucho tiempo para ver, por ejemplo, textos, vídeos o imágenes en un smartphone. El Síndrome Visual Informático (SVI) es una patología visual que afecta a una de cada siete personas, que suele aparecer en forma de ojos rojos, secos, cansados, dolores de cabeza…

La sobreexposición a las pantallas que emiten luz azul-violeta produce una alteración de los ritmos circadianos e impide conciliar el sueño. Por la noche, tu cerebro se queda confundido por esta luz, intensa como la solar, reduciendo la producción de melatonina, la hormona que da a tu cuerpo la señal de ir a dormir. Conclusión: se hace más difícil dormir y a la larga puede llegar a causar problemas de salud.

La concentración que nos exige una pantalla hace que reduzcamos el parpadeo de forma involuntaria, pasando 18 a 3 parpadeos por minuto, lo que contribuye a ojos secos, cansados, rojos y con sensación de arenilla.

Consejos para cuidar nuestros ojos frente a la luz azul

Cuidar nuestros ojos vigilando las horas de exposición a la luz azul, usar gafas para ordenador o lentes con filtros para la luz azul adecuados y observar una serie de recomendaciones de salud visual básica son claves para evitar la aparición del SVI.  La regla del 20, 20, 20 es una medida fundamental para proteger nuestra vista. Apartar la mirada de la pantalla durante 20 segundos cada 20 minutos enfocando a una distancia de 20 pies (6 metros) es tan sencillo como útil para relajar los ojos y continuar nuestra tarea digital en entornos multipantalla. Los expertos destacan también que es importante adoptar una postura correcta delante del ordenador (espalda erguida, pantalla a la altura de los ojos…), evitar deslumbramientos en la pantalla, trabajar en zonas bien iluminadas y cerrar los ojos y parpadear con frecuencia.