Ojos sobreexpuestos: el problema de los dispositivos digitales

Ojos sobreexpuestos

Nos despertamos con la luz del teléfono móvil, consultamos las primeras noticias del día en la tableta, trabajamos frente al ordenador… Y, al cabo del día, son muchas las horas que pasamos frente a pantallas digitales. Nuestros ojos están sobreexpuestos, y eso se nota. La fatiga visual digital es el resultado, un conjunto de síntomas que abarca ojos secos, enrojecimiento, visión borrosa… pero también molestias en el cuello y la espalda, así como dolor de cabeza.

Según un estudio de la organización The Vision Councilel 65% de los norteamericanos padece fatiga visual digital. Por grupos de edad, los más afectados son los menores de 30 años: el 73% de ellos tiene síntomas. La fatiga visual también afecta más a las mujeres que a los hombres, así como a aquellos que usan varios dispositivos digitales de manera simultánea (¿cuántas veces has seguido tu serie de televisión preferida con el móvil en la mano?)

Pero el dato más curioso de esta investigación es que sólo el 27% de quienes sufren fatiga visual digital sabe que este problema tiene solución.

La solución

Nuestros ojos no están diseñados para pasar horas mirando los millones de píxeles de las pantallas digitales, lo que hace que tengan que esforzarse para enfocar. Además, la sobreexposición a la luz azul-violeta, que es la luz azul dañina procedente de las pantallas, puede derivar a la larga en un aumento del riesgo de la degeneración macular asociada a la edad.

Pero todo eso puede evitarse utilizando unas lentes específicas que filtren la luz azul-violeta y que además ayuden al ojo a enfocar, como son las lentes Eyezen. Desde The Visual Council apuestan por acudir a la óptica más cercana antes de detectar incluso los primeros síntomas de la fatiga visual digital para proteger nuestros ojos de sus efectos.

Porque la alternativa, que pasaría por limitar el uso de dispositivos tecnológicos, es inviable. En España,casi el 80% de la población está conectada, y los menores de 30 años pasan, de media, 10 horas y media frente a una pantalla.
Los dispositivos digitales forman parte de nuestra vida, de ahí el dilema. No podemos vivir sin ellos, pero nuestros ojos no están diseñados para pasar tantas horas frente a una pantalla.

Ojos sobreexpuestos

Además de tus lentes Eyezen, existen varios trucos que pueden ayudarte a reducir los síntomas de la fatiga visual digital. El primero pasa por alejar las pantallas, ya que tendemos a colocarlas muy cerca de nuestros ojos. Un dato: aproximadamente el 95% de la población consulta su teléfono móvil ¡a menos de 40 centímetros de distancia! En cuanto a la pantalla del ordenador, deberíamos situarla a una distancia que nos permita extender el brazo, lo que no siempre es posible, sobre todo si somos nómadas digitales que viajan de un lado a otro con su portátil.

De todos modos, es importante descansar la vista de vez en cuando. La regla 20x20x20 aconseja descansar cada 20 minutos, apartar la mirada unos 20 segundos e intentar enfocar algo que se encuentre a 20 pies de distancia (unos 6 metros).

Regular la luz ambiente para que la pantalla no deslumbre también reduce el riesgo de molestias, así como dejar de mirar el smartphone por debajo de la mesa en reuniones… Los teléfonos móviles han cambiado nuestra vida , pero no tienen por qué cambiarnos a nosotros también.

Ya lo sabes, si quieres evitar los síntomas de la fatiga visual digital, no hace falta que te desconectes, con tomar una serie de precauciones para proteger tus ojos sobreexpuestos podrás seguir disfrutando del sinfín de posibilidades del mundo digital.

mosca solicitud cita