Qué hacer si pierdes el móvil

hombre asustado por perder el teléfono móvil

Ante todo, calma. Tranquilidad. Existen maneras para recuperar tu teléfono o, en su defecto, evitar que alguien pueda acceder a los datos de tu terminal. Las prisas son malas consejeras y, en muchos casos, es posible que la falta de información nos empuje a tomar decisiones equivocadas. Antes de clamar al cielo, vamos por partes. Empecemos por la situación más habitual: hemos perdido el teléfono. O, más preciso, ¡he perdido el móvil! ¡Socorro! ¿Qué hago?

¿Cuál es el primer paso si pierdes el móvil?

Un clásico: llámate. Parece absurdo, pero puede resultar muy efectivo. No existen estadísticas oficiales del número de móviles recuperados de las fauces y comisuras de los sofás de nuestras casas, pero la cantidad es elevada. ¿No está en casa? Está bien, respira y recuerda las frases sabias de padres y abuelos: ¿Dónde has estado hoy? Haz memoria. Puedes esbozar un mapa mental y trazar una cronología de los lugares en los que has podido dejarlo olvidado. Si alguno encaja – digamos, por ejemplo, un bar en el que has desayunado – puedes acercarte y preguntar si alguien ha encontrado tu teléfono. Si es así, problema solucionado. Aunque estos pasos puedan resultar obvios, es importante tenerlos en cuenta y descartar las opciones más sencillas antes de bloquear el teléfono o poner una denuncia.

Si definitivamente no lo encuentras (o estás seguro/a de que te lo han robado) esto es lo que puedes hacer:

Localizar el teléfono vía GPS

Puedes realizar la búsqueda en remoto de tu teléfono móvil a través de los servicios de rastreo de los sistemas operativos de Android ( “Administrador de Dispositivos”: Ajustes > Seguridad > Administradores de dispositivos) o Apple (“Buscar mi Iphone”: Ajustes > ID de Apple > iCloud > Buscar mi iPhone). Si la localización gps no funciona, no consigues configurarlo, tu teléfono móvil no cuenta con servicios de geolocalización, o descubres que alguien ha robado tu teléfono, puedes proceder a bloquear tu terminal para proteger los datos contenidos en su interior.

Bloquear la tarjeta SIM y el teléfono

Para bloquear la tarjeta SIM de tu teléfono, simplemente tienes que llamar a tu operador móvil y pedir el bloqueo de la tarjeta. De esta manera te aseguras de que, en caso de que alguien tenga acceso a tu teléfono, no pueda realizar o recibir llamadas ni mensajes. Además, gracias al IMEI puedes bloquear totalmente el teléfono para que no se pueda hacer ningún uso del móvil.  Así, si te han robado el teléfono te aseguras de que nadie pueda acceder a los datos que conservas dentro del mismo: fotografías, contactos, correos electrónicos, aplicaciones, etc. En ambos casos, una vez recuperado el terminal, puedes desbloquear tanto el teléfono como la tarjeta SIM para que funcione con total normalidad.

“¿IMEI? Yo no tengo de eso”…

Esto es importante. Todos los pasos detallados hasta ahora pueden realizarse perfectamente sin contar con ninguna información adicional, más allá del número de teléfono y nuestros datos personales. Ahora bien, para bloquear el teléfono por completo y conseguir localizarlo (en caso de que todo lo anterior haya fallado) necesitas el famoso IMEI. “¿Famoso? ¡Yo no tengo de eso!”

Todos los teléfonos móviles tienen un número IMEI. Se trata de un número de quince dígitos que viene incorporado en una pegatina situada, generalmente, en la parte trasera de la caja del teléfono y que es importante apuntar antes de deshacernos de ella. Este código de activación también puede estar incluido en el hueco destinado a la batería de aquellos celulares que la incorporan o, incluso, puede venir detallado en el menú de configuración del terminal. Otra opción para conocer el IMEI es acceder al menú de llamada y marcar el siguiente código: *#06#. Una vez marcado, efectuamos la llamada y recibiremos el IMEI de forma automática.

Acudir a la policía

Tanto si has localizado tu teléfono y descubierto que alguien está haciendo uso de él, como si continúa en “paradero desconocido”, es el momento de registrar la denuncia en la policía. Es importante tener presente que, a la hora de tramitarla, será importante presentar el número de IMEI para que exista la posibilidad de localizarlo y recuperarlo. En caso de que no lo conozcas y no puedas presentar esta información, la denuncia se presentará de forma convencional y la localización del teléfono será mucho más complicada.

Prevenir, mejor que curar

Si no has perdido tu teléfono (todavía) puedes tomar una serie de medidas antes de convertirte en una de esas personas que, en algún momento, han lamentado el robo o pérdida de su querido teléfono móvil. Por eso, para terminar, te proponemos tres recomendaciones básicas para facilitar el proceso de recuperación de tu móvil y, por supuesto, sus datos:

    1. Bloquea siempre teléfono con contraseña. De esta forma, en caso de robo o pérdida, la persona que quiera acceder a él deberá, primero, desbloquearlo o buscar la manera de hacerlo.
    2. Apunta el IMEI. Anota este número y guárdalo a buen recaudo para tenerlo disponible siempre que sea necesario.
    3. Realiza copias de seguridad. Existen muchas opciones a la hora de guardar los datos contenidos en tu teléfono móvil: desde las copias que permiten los propios sistemas operativos, a las copias en ordenador a través de sistemas como iTunes o, incluso, la posibilidad de almacenamiento en la nube.

mosca solicitud cita