Tienda física Amazon: así funciona

scan de Amazon Go

No entendemos nuestra vida sin Amazon. Lo de comprar desde el ordenador o tu smartphone cualquier producto en cualquier parte del mundo es, sin duda, uno de los mejores inventos de los últimos años. Aceptamos también como imprescindible” Netflix y, por supuesto, Internet. ¡Qué sería de nuestras vidas sin conexión! El caso es que el gigante de ventas online ha dado un nuevo giro a su negocio volviendo a unos orígenes que, en realidad nunca existieron. Amazon cuenta ahora con tiendas físicas. Por supuesto no se trata de establecimientos convencionales ya que en ellos no hay ni dependientes, ni personal para cobrar ni cajas. En Foboworld te contamos todo lo que debes saber sobre la tienda física de Amazon: dónde, cómo, cuándo y qué venden.

Amazon: historia de la venta online al mercado físico

Amazon nació en 1994 con una idea clara: ser un gigante de ventas en Internet. Está claro que el objetivo se ha cumplido y que las compra-ventas a nivel mundial no se entenderían sin la empresa de Jeff Bezos. No sabemos si en un arrebato de nostalgia retro, si por acallar las críticas de los comercios físicos convencionales o por puro marketing el caso es que Amazon cuenta ahora también con tiendas físicas. De momento la ha abierto en Seatle, aunque no descarta ampliar negocio en Los Ángeles e, incluso, Alemania. En realidad, esta no es la primera vez en la que Amazon pasó del comercio online al físico-convencional. En 2015 inauguró (también en Seatle) su primera librería, negocio que fue ampliando a ciudades como Nueva York o Chicago. En su afán de innovar y hacernos la vida más fácil también lanzó servicios como Echo Look, una cámara inteligente que te ayuda a elegir outfit y te aconseja sobre lo que mejor te sienta.

¿Qué productos se venden?

La tienda física que ha abierto Amazon en Seatle -el nombre exacto es Amazon Go- cuenta con algunas similitudes con un comercio tradicional de barrio. Se localiza en el 2131 de la Séptima Avenida, tiene una superficie de 167 metros cuadrados y su oferta se centra en el sector de la alimentación, con productos frescos, fruta, bocadillos, platos elaborados, vinos, cerveza… Las particularidades de su sistema de compra, la distribución de los productos y los expositores hacen que se asemeje más a un establecimiento gourmet que a un súper de barrio. Su horario es de siete de la mañana a nueve de la noche, de lunes a viernes.

Cómo funciona la tienda física de Amazon

Olvídate del sistema tradicional de ir a comprar el pan o unas manzanas. En Amazon Go la inteligencia artificial es una realidad y eso se traduce en cámaras y sensores por toda la tienda. ¿Para qué? Para saber en qué momento entras en la tienda, qué producto elige cada persona y poder cobrarte. Y es que en esta tienda no hay cajas registradoras ni personas a las que abonar lo que te lleves.

Si no hay cajas, ¿cómo se paga?

Para poder realizar la compra en este local hay dos premisas básicas: tener cuenta en Amazon y descargarse una aplicación (Amazon Go) que monitoriza tu compra. Cada cliente dispone de un código QR que escanea al entrar. Después, el sistema de sensores y cámaras va captando sus movimientos y si cogió un yogur o unos tomates. Las cámaras están instaladas por todo el techo, evitando puntos ciegos. Su visión se complementa con otras de detección de profundidad y sensores de peso en las estanterías para identificar cada producto. La tecnología empleada es similar a la utilizada en coches sin conductor.

La información se procesa en una unidad central al más puro estilo “gran hermano”, hasta el punto de que el sistema de seguimiento puede distinguir entre dos o tres personas que se crucen o estén mirando los mismos productos. Sin embargo, no se trata de un reconocimiento facial -algo que podría ir en contra de la privacidad individual- sino por el aspecto de cada persona, su ropa y sus movimientos. Eso sí, el sistema de seguimiento registra cada paso de los clientes, por eso, si consultas un producto que después decides no llevar no te extrañe que en tu smartphone aparezca publicidad de algo similar.

El carro de la compra virtual va registrando tus pasos -en realidad lo que te llevas-, por lo que Amazon te envía la factura online y ya te cobra a través de su plataforma de comercio electrónico.

 


Ver esta publicación en Instagram

Experiencing the future of retail #amazongo #innovation #seattlelife🗻

Una publicación compartida de Jolyce Demely (@jolycedmly) el

 

¿Tiene trabajadores (humanos)?

En esta tienda de Amazon no hay tenderos, ni dependientes ni nadie que cobre en caja. Es uno de los recursos de Jezz Bezos para reducir costes. Sin embargo, esto no quiere decir -por lo menos no de momento- que en ella no trabaje ninguna persona y la plantilla se limite a robots o cámaras en cada esquina. La normativa en Estados Unidos sobre la venta de alcohol es muy estricta; por eso, en la zona de vinos y cervezas una persona se encarga de comprobar la edad de los clientes pidiéndoles el DNI ya que Amazon sabe perfectamente si tiene 17 o 25 años. Además, también hay reponedores para colocar los productos en los estantes y cocineros que se encargan de los platos precocinados. Por si surgen dudas sobre el sistema de compra a la entrada del local una persona resuelve todas las consultas. ¡Al final va a resultar que sí se necesitan personas en una tienda para que funcione!

Amazon Go: ¿es esta la tienda del futuro?

La pregunta ahora es si este es el supermercado del futuro. Amazon sostiene que sí, aunque su puesta en marcha no fue del todo fácil por los problemas en la identificación de las personas -realizaron pruebas durante meses con sus empleados-. Con este sistema lo que sí se garantiza es una mayor privacidad al no tener que mostrar a un humano lo que compras. El tiempo dirá si el consumidor prefiere este método o el tradicional. De momento, el gigante del comercio electrónico planea abrir más tiendas similares. La fecha de su llegada a Europa es una incógnita.

 

mosca solicitud cita