Vida de Steve Jobs: así lo recordamos 6 años después de su muerte

Steve Jobs

El 5 de octubre de 2011, el mundo lamentaba la muerte de Steve Jobs, co-fundador de Apple, inversor y CEO de Pixar, y una de las figuras más controvertidas y relevantes del mundo de la tecnología en los últimos 20 años. Seas o no fan de la manzana, lo cierto es que Jobs ha tenido un enorme impacto no sólo en la historia de la propia Apple, sino en la evolución del ordenador personal, los smartphones e incluso la animación por ordenador.

Steve Jobs Apple

 

La historia de Steve Jobs es muy singular desde todos los aspectos. Nacido en San Francisco en 1955, fue entregado en adopción a Paul y Clara Jobs. De pequeño ya tuvo problemas en el colegio, no se adaptaba al ritmo (para él demasiado lento) de las clases y era bastante solitario.

Siendo adolescente, conoció a Steve Wozniak (con quien más tarde fundaría Apple) y llegó a tener el típico trabajo de verano para ganarse unos dólares extra… en Hewlett-Packard. Jobs sólo pasó un semestre por la Universidad, marchándose luego a vivir varios meses a India con el dinero que había ahorrado gracias a su trabajo en Atari (¿sabías que Jobs ayudó en la creación del famoso videojuego Breakout?). Durante su juventud, como el propio Jobs reconoció en alguna ocasión, coqueteó con las drogas, como marihuana o LSD.

Steve Jobs Joven

 

El nombre de Jobs estará para siempre ligado a la marca Apple, compañía que fundó junto con Steve Wozniak y Ronald Wayne en el garaje de su casa en Los Altos, California. Su idea era conseguir que los ordenadores llegaran a los hogares de todo el mundo, y con el Apple II consiguieron el primer ordenador fabricado en serie con éxito. Más tarde, en 1984, llegaría el Macintosh, el antepasado de las interfaces gráficas que conocemos hoy en día.

Sin embargo, los problemas no tardarían en llegar a causa de la disparidad de opiniones entre Steve Jobs y John Sculley, por entonces CEO de la empresa; un choque de personalidad que acabaría con Jobs marchándose de Apple en 1985.

Pero no creas que Jobs se dedicó a la vida contemplativa tras su dimisión. Junto con otros ex-empleados de Apple que se fueron con él, creó NeXT, una empresa especializada en ordenadores muy potentes y tecnológicamente muy avanzados… pero demasiado caros para el usuario medio.

Steve Jobs Pixar

 

No contento con eso, Jobs también tuvo tiempo de fundar la empresa que más tarde se llamaría Pixar, responsable entre otras de Toy Story (la primera película de animación de la historia hecha totalmente por ordenador), Monstruos S.A., Bucando a Nemo o Wall-E.

Finalmente, en 1996 Apple acabó comprando NeXT, y esto posibilitó el regreso de Steve a la compañía como CEO. A partir de ese momento empezó la época dorada de Apple, con la introducción del iMac,más tarde la llegada del iPod y de iTunes, y por supuesto, el iPhone y el iPad – unos dispositivos en los que, por un guiño cruel del destino, muchos nos enteramos de la muerte de su creador.

La impronta de Steve Jobs es visible en los grandes hitos de Apple, desde el Macintosh de 1984 al primer iPhone, ese que revolucionó el mercado de los smartphones y la comunicación. Entre sus máximas está una frase que resume su pensamiento creativo: “la innovación es lo que distingue a un líder de un seguidor”. Aunque puede que su más célebre intervención, más allá de la presentación del iPhone 4, fue su discurso en la Universidad de Standford: “vuestro tiempo es limitado, así que no lo gastéis viviendo la vida de otro. No os dejéis atrapar por el dogma que es vivir según los resultados del pensamiento de otros. No dejéis que el ruido de las opiniones de los demás ahogue vuestra propia voz interior. Y lo más importante, tened el coraje de seguir a vuestro corazón y vuestra intuición”.

 

Sabías que Steve Jobs…?

Steve Jobs fue capaz de convertir una empresa al borde de la quiebra en todo un gigante tecnológico. Apple es actualmente una de las empresa con más valor de todo el mundo, y con sus activos podría hacerse sin problemas otras compañías como Tesla, Sony o Nike, o incluso un país entero como Nueva Zelanda.

Personajes como Steve Jobs generan tantas luces como sombras. Por ello, al lado de su faceta como gurú o visionario, existe un lado oscuro. El mismo hombre que tenía un equipo entero de empleados dedicados sólo al embalaje de los productos de Apple, estudiando la experiencia de abrir una caja y las reacciones emocionales que se producen al hacerlo, era el mismo que era conocido por su carácter egocéntrico. Jobs tenía fama de ser muy exigente y difícil en el trato personal. En 1993 la revista Fortune lo incluyó en la lista de “Los jefes más duros de América” .

Desde que volvió a Apple en 1997, Jobs mantuvo un sueldo de un dólar. Solía bromear con que recibía 50 céntimos por ir al trabajo, y otros 50 según su rendimiento. Este Jobs era el mismo que cuando trabajaba en Atari, lo hacía en el turno de noche por su falta de higiene y su poco agradable costumbre de caminar por la oficina descalzo. Como CEO de Apple, Jobs conducía un Mercedes sin matrícula y solía aparcar en el espacio reservado para minusválidos del parking de la compañía.

 Steve Jobs, las 9:41

Pionero en muchos aspectos, ¿cúal era la raíz, el origen de los avances tecnológicos de Jobs? El pensamiento innovador a veces tiene raíces más terrenales de lo imaginado. Existe una leyenda urbana que asocia el odio de Steve Jobs por Microsoft al lanzamiento del primer iPhone y al primer iPad. “Que le jodan a este tío, vamos a demostrarle lo que es un tablet de verdad”. Así fue como Apple empezó a trabajar en el denominado “project purple”, un proyecto cuyo objetivo era producir una tablet con una pantalla táctil, el iPad y dónde también entraba el primer iPhone. Si así fue cómo nació el iPhone, como reacción a un trabajador de Microsoft por el que Steve Jobs sentía especial manía y cuyo nombre no ha sido revelado, ¿cómo surgió entonces el actual iPhone X sin botón home? ¿Y qué pensaría Jobs de él?

Más curiosidades. ¿Os habéis fijado que en todos lo anuncios donde sale un iPhone y se ve el reloj, este marca las 9:41? Desde 2007 hasta 2010, las 9:42 fue la hora utilizada en todas las imágenes promocionales de Apple porque las 9:42 fue el momento exacto en el que Steve Jobs presentó el primer iPhone al mundo. En 2010, la hora cambió de 9:42 a 9:41 porque fue a esa hora cuando se presentó el primer iPad.

Está claro que Steve Jobs fue un personaje que atrae la atención del gran público ante y después de su muerte. Su biografía, escrita por Walter Isaacson, es uno de los libros más subrayados de Kindle. Y el manga sobre su vida publicado en tomos llegó el pasado junio a su capítulo final. El co fundador de una de las mayores empresas tecnológicas, tiene en su haber el ser protagonista de una historia gráfica que se suma a las películas ya estrenadas en torno a su vida, obra y milagros. Un personaje lleno de aristas, de luces y sombras, que inspiró a muchos y cuya estela es aún alargada para quienes recibieron su herencia tecnológica. Por cierto, ¿sabíais que Steve Jobs nunca aprendió a programar? Cosas de la vida.

mosca solicitud cita